Chalecos de elctroestimulación un atajo peligroso

Nuestra intención en este post no es criticar ningún método de entrenamiento. Más bien tratamos de dar respuesta a muchos de nuestros clientes, a través de este artículo publicado en la revista del Colegio Profesional  de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM). En él, se habla sobre los Chalecos de Electroestimulación muy de moda en estos tiempos. 

fisioterapia madrid chalecos de electroestimulación

fisioterapia madrid chalecos de electroestimulación

fisioterapia madrid chalecos de electroestimulación

La publicidad engañosa que rodea el uso de los chalecos de electroestimulación, que promete a la ligera demasiados beneficios, así como sus posibles efectos adversos, preocupan al CPFCM.

Además la institución advierte sobre la necesidad de que, en muchos casos, el fisioterapeuta supervise el método.

Los chalecos de electroestimulación están de moda en los centros de fitness y su multitud de franquicias. Estas empresas no paran de captar nuevos clientes con promesas de efectos milagrosos como que el cuerpo se moldea con tan sólo 25 minutos a la semana durante 10 sesiones, que el cambio que se produce es impresionante y que cualquiera puede utilizarlo. Suena muy bien, demasiado, pero no es cierto. El Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid quiere advertir sobre los peligros del uso de estos “chalecos milagro” y sobre la publicidad engañosa que se utiliza para captar a la población. “Es indudable que roza los límites de la publicidad engañosa desde una visión jurídica y de responsabilidad”, lamenta José Antonio Martín Urrialde, decano del CPFCM. El interés comercial siempre debe estar por encima de evitar posibles daños; de ahí que el Colegio invite a promotores de estos productos a reflexionar sobre ello.

El fisioterapeuta Roberto Estévez, es de la misma opinión: “algunas marcas lanzan campañas de marketing muy agresivas que generan falsas expectativas; es de interés general que las tendencias sean más cercanas al rigor científico que al interés comercial”.

Por su parte, Ángel Yañes, experto en fisioterapia de la actividad física, afirma que “nosotros como profesionales debemos ceñirnos a la realidad y no crear falsas expectativas, conocer y enjuiciar todos los pormenores de cada aplicación, hacer una lectura crítica de la bibliografía e, incluso, valorar periódicamente el procedimiento de aplicación”.

Chalecos de electroestimulación (El milagro inexistente)

ELECTROESTIMULACIÓN: UNA DÉCADA DE MODA

La electroestimulación no es nueva. Se utiliza desde hace muchos años en el ámbito de la fisioterapia y la rehabilitación, siendo lo novedoso su aplicación global. Esta moda se ha extendido por Europa y EEUU desde el año 2010, si bien en este país la FDA exige unos rigurosos controles de calidad, mientras que en Alemania se está investigando los efectos de esta aplicación.

Quizás ese haya sido un problema en España donde “su introducción en nuestro país no ha seguido un conducto estrictamente científico, sino vinculado al desarrollo de franquicias, con un indeseable matiz comercial, ya que estos equipos adolecen de toda certificación oficial en cuanto a seguridad y homologaciones”, advierte el decano del Colegio.

Nadie duda que los chalecos de electroestimulación tienen ciertas ventajas. Según Urrialde, “en sujetos entrenados es un magnífico coadyuvante para el desarrollo de la fuerza muscular, con una intensa actividad de hipertrofia sarcolémica, pero con dudosos efectos sobre la hipertrofia sarcomeral, y con efectos colaterales sobre el metabolismo de los lípidos”.

Para Yañes, las ventajas “son varias” y, aunque se pueden resumir en que “obtienen los mismos resultados que el ejercicio físico terapéutico pero de forma más controlada y rápida”.

El fisioterapeuta Roberto Estévez va más allá: “seremos capaces de activar de forma sencilla grupos musculares que de forma convencional resultaría bastante complicado, incrementando los niveles de fuerza, y así conseguiremos alejarnos de la tan temida sarcopenia y dinapenia prematuras”. En definitiva, para Estévez, el uso de los chalecos musculares “desde el ámbito profesional, que abarca la fisioterapia y el entrenamiento desde un punto de vista ‘Antiaging’, es una herramienta fabulosa”.

LA ELECTROESTIMULACIÓN REDUCE EL TIEMPO DE TRABAJO

Como profesional sanitario, Estévez considera que “la metodología intrínseca de la electroestimulación nos permite trabajar de forma global, reduciendo tanto el tiempo de trabajo como la exposición a la lesión y la carga articular durante las sesiones de tratamiento o entrenamiento. Le daremos más importancia al componente cualitativo que al cuantitativo, maximizando los beneficios y minimizando los riesgos”.

CONTRAINDICACIONES EN EL USO DE LOS CHALECOS DE ELECTROESTIMULACIÓN

  • MUJERES EMBARAZADAS.
  • PERSONAS QUE TENGAN MARCAPASOS U OTRAS PATOLOGÍAS CARDÍACAS SENSIBLES DE ESTÍMULO ELÉCTRICO.

  • SUJETOS CON TUMORES, PROCESOS FEBRILES, INFLAMATORIOS O HEMORRÁGICOS.

  • PERSONAS CON EPILEPSIA.

  • QUIENES HAYAN SUFRIDO TROMBOSIS, TROMBOFLEBITIS O TENGAN VARICES.

  • PERSONAS CON SENSIBILIDAD ALTERADA DEL DOLOR.

  • QUIENES PADEZCAN DESÓRDENES CIRCULATORIOS GRAVES.

  • HERNIAS INGUINO-ABDOMINAL.

  • ALTERACIÓN SNC Y SNP.

  • CON FRAGILIDAD CAPILAR.

  • DERMOPATÍAS O ENFERMEDADES QUE AFECTEN AL METABOLISMO MUSCULAR, COMO LA DIABETES O LA OBESIDAD.

Uno de los problemas más serios de la sociedad actual es el sedentarismo, y con este sistema se ha podido sacar de sus casas a muchas personas que no hacían actividad física. Sin embargo, en cuanto a sus resultados en los sujetos no entrenados, “están por descubrir de forma objetiva los supuestos efectos que diversas marcas comerciales prometen de forma muy agresiva en su publicidad”, advierte el decano.

Yañes advierte que “el formato de aplicación de la EMS integral, de cuerpo completo o global irrumpió hace unos 5 años, por lo que es muy reciente y la bibliografía existente se limita apenas a una docena de artículos”.

A pesar de ello, en algunos de los centros en los que ofrecen estos chalecos le afirman que no se necesita preparación previa y que se adapta a cualquier persona, incluso a mayores de 70 años o que no pueden caminar, algo que no se corresponde con la realidad. Para empezar, existen una serie de contraindicaciones que podemos ver en el recuadro.

Pero, sin duda, el principal problema que puede acarrear un inadecuado uso de esta aplicación es el peligro de rabdomiolisis, “una destrucción del tejido muscular con graves complicaciones renales, con varios casos descritos ya en la literatura científica, y teniendo como denominador común errores en la valoración inicial del sujeto”, explica Urrialde.

SUPERVISIÓN PREVIA

La sesión de electroestimulación integral, deben realizarse en un centro especializado autorizado, y siempre deben ser supervisadas por profesionales cualificados y debidamente formados. Para evitar cualquier complicación se debe realizar una valoración previa clínica y una funcional desarrollada por profesionales sanitarios en el caso de que la persona que piensa utilizar esta aplicación no tenga un perfil activo o sufra alguna dolencia sistémica o segmentaria. “Si el sujeto tiene alteración que puedan beneficiarse del uso de la electroterapia, deberá ser el profesional que ostente la competencia específica para su aplicación, en este caso, por ejemplo, el fisioterapeuta, quien supervise la electroestimulación integral”, afirma Urrialde.

En opinión de Estévez, “la formación de los profesionales debe ser una prioridad para las diferentes empresas que comercializan este sistema”. “Como fisioterapeuta colegiado –añade Estévez-, en lo referente a patologías son los fisioterapeutas quienes deben ser los encargados de llevar a cabo dichos tratamientos; su formación y especialización así lo acredita”.

Además de supervisado, Yañes añade “aplicado”. Según el fisioterapeuta, “en manos inexpertas o sin formación pueden fracasar la aplicación, dar un susto o crear un problema de salud. De ahí, la importancia de la capacitación y formación de los profesionales que la usen”.

Pero, ¿conocen los profesionales sanitarios su aplicación? Estévez informa de que actualmente se está trabajando con diferentes grupos de investigación para desarrollar protocolos y formaciones específicas para fisioterapeutas, por lo que considera “de vital importancia”, el apoyo del colegio en la difusión de estas formaciones específicas.

Para Yañes, “los fisioterapeutas conocemos ampliamente la aplicación de las EMS locales, con lo que nos será más fácil aprender y entender el procedimiento y la repercusión sistémica cuando se aplica de manera integral”.

En cambio, cuando el ámbito de aplicación es complementario al entrenamiento físico, sobre sujetos sanos, será sin duda el profesional no sanitario quien pueda acometer y regular su empleo. Por esa razón, Yañes lanza una serie de recomendaciones a todos aquellos que quieran realizar este tipo de ejercicio: “el usuario debe informarse en un centro autorizado y con profesionales titulados regulados; conversar directamente con el profesional sobre las metas que persigue y si es óptima su aplicación; asegurarse de que la maquinaria de electroestimulación y sus accesorios poseen todas las certificaciones y controles de calidad que marca la ley, y participar con diligencia y activamente durante las sesiones y todo el proceso para que luego disfrute de los resultados”.

Pedro Fernández